Cada vez es menos traumático el Dia sin Carro, sobre todo para los que salen en sus bicis, para los que usan transporte público es aún una pesadilla y una mala idea. Si bien es cierto que el comercio se ve fuertemente perjudicado, Neobici mismo tubo que cerrar al medio día por las protestas de los talleres vecinos del 7 de agosto, es un precio a pagar por el cambio de sistema.

El Espectador hizo un muy buen video resumen del día sin carro, vale la pena verlo.